viernes, 20 de abril de 2018

Circunstancia y libertad


No podemos controlar qué sucederá. No depende de nosotros.
Lo que sí depende de nosotros es cómo vamos a responder. Responder tiene que ver con responsabilidad y con el modo en que vamos construyendo nuestro estilo de vida.

Algo de esto dice Alinsky, si lo entiendo bien. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«El respeto por uno mismo solo se encuentra en la gente que juega un rol activo en la resolución de sus propias crisis, no en aquéllos que son marionetas desesperadas y pasivas, beneficiarias de ayudas públicas y privadas»,
Alinsky, Tratado para radicales.

jueves, 19 de abril de 2018

Bien y poder


Como el hombre es corpóreo, la física tiene mucho que decir sobre él, obviamente.
Pero sería un error pensar que lo que dice la física es toda la verdad sobre el hombre cuando ni siquiera es la verdad fundamental. Obviamente.
Y es que la perspectiva adoptada (física o biología, ética o política) condiciona el resultado. Obviamente.

Quizá por eso Alinsky dice lo que dice. Ahí lo dejo. Por si interesa:

«Intentar trabajar desde la base del buen hacer en vez de desde una base de poder sería intentar algo que el mundo todavía no ha experimentado nunca»,
Alinsky, Tratado para radicales.

miércoles, 18 de abril de 2018

Atinar para arreglar

En la vida de las personas y de los pueblos hay mucho que arreglar. Y hace falta energía y saber atinar con el momento oportuno.
En caso contrario se va del desajuste al desbarajuste y no se arregla ni lo que tiene arreglo, aunque se quiera.

Algo de esto le entiendo a Alinsky. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«Nunca debemos olvidar que mientras no exista la oportunidad o el método para generar cambios, es absurdo provocar el enfado y la indignación en la gente. Sin un posible camino hacia la acción, solo les queda indignarse hasta el dolor de cabeza»,

Alinsky, Tratado para radicales.

domingo, 15 de abril de 2018

Novedad. Pros y contras

A veces sentimos que estar vivo es sinónimo de dinamismo, renovación… Vita in motu, decían los clásicos; la vida es pro-yecto, futuro, ilusión…
Otras veces nos encontramos satisfechos controlando las rutinas y sin ganas de “movidas”.
En fin, ahí andamos, entre el temor y el anhelo del porvenir.

Quizá por eso Alinsky dice lo que dice. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«El miedo al cambio es [...] uno de nuestros mayores miedos. Una idea nueva debe estar como mínimo expresada con el lenguaje de las ideas pasadas, y a menudo deberá ser diluida inicialmente en los vestigios del pasado»,

Alinsky, Tratado para radicales.

sábado, 14 de abril de 2018

Sentido y humor

El sentido del humor es cosa seria. Tiene más profundidad que el sentido común, que ya es decir. 
Porque envuelve en un halo de comprensión y sensatez a las cosas y las personas, percibe las fracturas y sueños de la razón, sin olvidar en ningún momento que quien ve todo eso tiene también incoherencias y sueños.
Pura sabiduría para hundir a unos y hacer sonreír a otros: todo beneficios, en suma.

Algo de esto le entiendo a Alinsky. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«El humor es esencial para el éxito de una táctica, ya que las armas más poderosas conocidas por el hombre son la sátira y el ridículo. El sentido del humor le permite mantener su perspectiva y verse como lo que realmente es: una mota de polvo que arde durante apenas un segundo»,

Alinsky, Tratado para radicales.

viernes, 13 de abril de 2018

Vida y Apertura

Podemos preparar el ánimo ante lo que esperamos: con esperanza o temor. Tiene su lógica.
Pero no sería lógico olvidar que mientras la vida sigue todo puede cambiar en un instante. Porque en un instante lo que nos parecía insignificante puede volverse esencial; y desechar lo que nos parecía importante.
Incluso ocurre que lo que era imposible se realiza y se vuelve rutina.

Algo de esto le entiendo a Alinsky. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«La vida es la expectativa de lo inesperado; las cosas por las que te preocupas rara vez suceden»,
Alinsky, Tratado para radicales.

jueves, 12 de abril de 2018

Valoración del adversario


En los conflictos, que los hay, no faltan quienes se empeñan en creer y difundir la debilidad del adversario. Si es estrategia para amedrentar, bien va.
Pero puede ser también tanto falta de respeto y valoración del adversario cuanto cortedad de miras: ¿qué mérito tiene imponerse sobre un oponente débil?, más aún: ¿qué decir si ese contrincante endeble, finalmente, vence?

Algo de esto dice Alinsky, si lo entiendo bien. Y ahí lo dejo. Por si interesa:

«en ninguna guerra el enemigo o la causa han sido grises»,
Alinsky, Tratado para radicales.